lunes, 18 de febrero de 2013

BUSCAN APROVECHAR LA ENERGÍA QUE SE DESPRENDE AL TECLEAR PARA RECARGAR PORTÁTILES Y MÓVILES

Recientemente apareció un proyecto que pretende convertir la vibración sonora de la voz en energía para los smartphones y ahora son las teclas de cualquier dispositivo las que podrían recargar la batería. La piezoelectricidad es una cualidad de algunos materiales que adquieren una carga eléctrica cuando son sometidos a tensiones mecánicas. Investigadores australianos del Royal Melbourne Institute of Technology (RMIT) quieren aprovecharla para producir energía.

La piezoelectricidad fue descubierta en el siglo XIX y se ha observado principalmente en materiales como cristales. Sin embargo, lo que es relativamente nuevo es que esta cualidad aparezca en finas películas que podrían ir bajo el teclado de un ordenador.

Los investigadores han realizado un estudio en el que han medido la cantidad de energía que puede generar una película piezoeléctrica, porque creen que "tienen la única posibilidad práctica de integrar la piezoelectricidad en la tecnología eléctrica existente", ha dicho la co-autora del estudio, la doctora Madhu Bhaskaran, a Gizmag.

Por supuesto, esto se podría aplicar a cualquier dispositivo que necesite autonomía y tenga teclas, como un ordenador portátil o un teléfono móvil. Claro que ahora muchos móviles son táctiles y eso les aleja de este proyecto; pero también se conectan cada vez más con otros dispositivos y eso amplía las posibilidades.

"La energía de los piezoeléctricos podría se integrada en zapatillas de correr para cargar teléfonos móviles, permitir que los portátiles se alimenten a través del tecleo o incluso ser usada para convertir la presión sanguínea en fuente de energía para marcapasos", ha explicado la investigadora. Cada vez llevamos más dispositivos con nosotros y cada vez necesitan más energía; y esa necesidad de recarga es la que quiere eliminar los científicos. "Esencialmente estamos creando la batería eterna", ha dicho Bhaskaran.

Fuente: 20minutos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada