jueves, 14 de febrero de 2013

OCHO CONSEJOS PARA PROTEGER TU WIFI

¿Sabías que seis de cada diez hogares españoles tiene WiFi en casa? Es una cifra enorme comparada con la de hace unos años, que plantea retos sobre todo relacionados con la seguridad. Y es que el 12% de los españoles se conecta a la red del vecino.

Los siguientes ocho consejos te permitirán maximizar la protección de tu red WiFi. Seguir algunos de ellos contribuirá a reforzar la seguridad de tu conexión y evitar desagradables sorpresas.

  • Conoce tu router y los principales conceptos WiFi: El router no funciona como por arte de magia, en su interior hay un sistema operativo y rara vez su configuración de fábrica se adapta a las necesidades de los usuarios (contraseñas débiles, puertos sin abrir, velocidad baja); por eso conviene que aprendas cómo acceder a su configuración interna, qué hace cada opción y cómo actualizar su firmware.
  • Cambia la configuración por defecto del router: Una vez que has aprendido más sobre tu router, debes cambiar su configuración para que se adapte a tus necesidades. Entre los pasos recomendados por los expertos están el cambiar el nombre de la red (SSID), usar un cifrado de tipo WPA2-AES con una contraseña segura y limitar el número de direcciones IP asignables.
  • Aprende a usar herramientas de auditoría de seguridad: para impedir que alguien supere las defensas de tu red hay que saber qué herramientas se usan para hackear redes WiFi. La única manera de saber si tu configuración de seguridad es sólida es usarlas contra tu red WiFi y ver si consigues entrar.
  • Controla la cobertura de tu red WiFi: La señal de una red inalámbrica se propaga hacia todas las direcciones desde el router. Si tu punto de acceso se encuentra al lado del apartamento del vecino, este disfrutará de casi la mitad de tu señal. Para evitar que la señal se extienda a lugares desde los que no conectarás, debes pensar en dónde situar el punto de acceso. Por otro lado, aprovecha otros aparatos electrónicos y objetos metálicos, ambos interfieren con la señal WiFi y pueden actuar como un escudo.
  • Usa un nombre de red anónimo, gracioso y pasivo/agresivo: Cada red WiFi tiene un nombre (SSID). Si no has tocado la configuración del router, el SSID será el que venga incluido de fábrica o uno generado al azar. Lo que quizá no sepas es que mantener el SSID por defecto es muy peligroso para tu red WiFi, pues das información valiosa sobre tu modelo de router. Cambiar el nombre de tu punto SSID no hará que tu red WiFi esté a salvo, pero sí será un mensaje para quien explore las redes que tiene a su alrededor.
  • No descuides la seguridad intramuros: El muro más importante que debes levantar es el cortafuegos/firewall. Todos los sistemas operativos incluyen uno, y hay utilidades que facilitan su puesta a punto. Si el cifrado de la conexión WiFi falla y no tienes un cortafuegos en tu PC, cualquiera podrá acceder a tus carpetas compartidas.
  • ¡Tampoco te pases con las medidas de seguridad!: Llenar tu router de contramedidas, en lugar de ser beneficioso, puede causarte problemas. No te vuelvas paranoico, El 99% de las personas que intentan entrar en redes WiFi solo quieren ver vídeos en YouTube y descargar el correo; usan herramientas semiautomáticas, y, si estas fallan, se dan por vencidos al instante y buscan otras redes más sencillas de hackear.
  • Apaga el WiFi si no vas a usarlo: si no vas a conectar a tu red a través de una conexión WiFi, desactiva esa funcionalidad en tu router. Una red cableada es más segura, rápida y fiable que una inalámbrica. Y si vas a estar fuera de casa por un largo periodo, apaga el router.

Fuente: OnSoftwareBlog

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada