lunes, 28 de noviembre de 2011

RECHAZADA UNA DEMANDA CONTRA APPLE POR PROBLEMAS AL ACTUALIZAR UN IPHONE 3G A IOS 4

Un juez de California ha desestimado la demanda interpuesta contra Apple por parte de una usuaria en 2010. Esta demanda fue interpuesta por problemas de rendimiento de la versión 4 de iOS en el modelo de iPhone 3G. El juez ha dictaminado que al tratarse de una descarga gratuita, y no una compra, el caso no se recoge en la Ley del Consumidor estadounidense.

Las reclamaciones por fallos en las actualizaciones de software de Apple se han convertido en todo un clásico para la compañía de Cupertino. Los problemas con iOS 5, la última versión del SO móvil de Apple, no han sido los únicos, anteriores versiones también han dado problemas a los usuarios.

Bianca Wofford demandó a Apple el año pasado por publicidad y prácticas comerciales engañosas tras descargarse la actualización iOS 4 para su iPhone 3G. Afirmó que esta actualización de software era en realidad una "desactualización" para ella y los demás usuarios del modelo 3G. A través de una demanda acusó a Apple de que con esta actualización en realidad inducía a los usuarios de este modelo de forma deliberada a comprar el siguiente modelo, el iPhone 4.

Según varias informaciones recogidas durante 2010, la llegada de iOS 4 supuso varias incidencias para los usuarios de modelos anteriores al iPhone 4, como la bajada de rendimiento, tardando mucho más tiempo en ejecutar las aplicaciones. El propio Steve Jobs se comprometió a emitir una solución que llegó semanas más tarde en forma de actualización.

Sin embargo, Wofford no quedó satisfecha con la solución emitida desde Apple y siguió adelante con la demanda. La demandante pedía una compensación económica de 5.000 dólares (unos 3.600 euros) para todos los propietarios de un iPhone 3G en California afectados por la actualización de iOS 4.

El juez que ha llevado el caso ha desestimado la demanda interpuesta contra Apple esta semana por tratarse de una descarga gratuita. Esta actualización de software no puede calificarse como un "bien o servicio" tal y como recoge la Ley del Consumidor estadounidense. Por lo tanto, las reclamaciones presentadas por la usuaria por publicidad y prácticas comerciales engañosas no han podido ser admitidas a trámite.

Fuente: Europa Press

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada