martes, 12 de enero de 2010

LOS ESCRITORES QUIEREN NEGOCIAR CON GOOGLE

Varias asociaciones de escritores norteamericanas se han dirigido al Congreso de los Estados Unidos para solicitar que se respete su derecho a negociar su propio contrato personalmente, el cual consideran que se ve vulnerado por el reciente acuerdo entre Google y Authors Guild.

El acuerdo al que llegaron en noviembre la representación del gremio de escritores Authors Guild y Google, para que este último pudiera digitalizar millones de libros, ha levantado ampollas entre los escritores norteamericanos, ya que creen que el acuerdo no respeta "la libertad de negociar tu propio contrato".

Varios grupos de escritores han hecho un llamamiento a los autores en el Congreso de los Estados Unidos para denunciar el acuerdo con Google. Algunos de los autores en contra del convenio, como Ursula K Le Guin, que abandonó Authors Guild tras ser miembro durante más de 40 años, han acusado a Authors Guil de "pactar con el diablo".

Los presidentes de la Asociación de Escritores de Ciencia Ficción, Russell Davis; y Fantasía de América, de la Unión Nacional de Escritores, Larry Goldbetter; y de la Sociedad Americana de Periodistas y Autores, Salley Shannon; escribieron el miércoles a más de 60 autores en el Congreso impulsándoles a protestar de nuevo contra el convenio relativo a los derechos de los libros con Google.

En un fragmento de la misiva, los presidentes de estas tres asociaciones argumentan los siguiente a sus colegas de profesión: "como autores, sabéis que la libertad para negociar tu propio contrato es básica y preciosa. Esperamos que os unáis a nosotros en nuestra intención de corregir el acuerdo".

"No es justo. Hay millones de autores de libros en este país que podrían verse encerrados en un acuerdo que no entienden y que no han pedido", añaden en su carta.

Los primeros detalles del acuerdo se conocieron en noviembre. La la principal modificación del texto contaba con el visto bueno del gremio de autores y la asociación de editores y consistía en la reducción del catálogo a todos los libros registrados en las oficinas de copyright en Estados Unidos, además de los publicados en países del entorno anglosajón: Reino Unido, Australia y Canadá (en este último caso, sólo sus títulos en inglés).

A día de hoy, el buscador se encuentra a la espera de conocer la decisión del juez de Estados Unidos encargado del caso cuya vista final está prevista para el 18 de febrero.

Fuente: Europa Press

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada