domingo, 8 de noviembre de 2009

LOS OJOS DE UN CRUSTÁCEO REVOLUCIONAN EL DVD

Los ojos de las galeras podrían ser claves en el desarrollo de los futuros sistemas de almacenamiento de datos, según sugiere un estudio de la Universidad de Bristol en Reino Unido que se publica en la edición digital de la revista Nature Photonics.

Los científicos han imitado los ojos de las galeras, un crustáceo de la zona del Mediterráneo, que de forma natural están adaptados para ver diferentes polarizaciones de luz, para mejorar la óptica de polarización fabricada por los humanos.

El estudio sobre los ojos de estos crustáceos proporciona a los científicos un punto de partida para tales diseños y podría beneficiar a los futuros sistemas de almacenamiento de datos, como CD, DVD y proyectores de datos.

Las láminas de ondas son importantes componentes ópticos que se utilizan para cambiar la polarización de la luz y que se explotan en muchas formas de equipos ópticos. El problema es la dificultad para diseñar láminas de ondas para trabajar con muchos colores diferentes de luz que correlacionan con diferentes longitudes de onda en vez de con único color.

Los científicos, dirigidos por Nicholas Roberts, descubrieron que las láminas de ondas en los ojos de las galeras tienen un elegante diseño que incluye un increíble nivel de acromaticidad, lo que significa que funcionan bien a todas las longitudes de onda visibles, desde el azul al rojo, algo que es complicado en los diseños humanos.

La lámina de onda está formada por los fotorreceptores del ojo de la galera, que contiene un denso conjunto de tubos con un diseño muy específico. El estudio revela que es precisamente esta geometría especializada y el material de los tubos lo que conduce al asombroso funcionamiento de la placa de ondas.

Los investigadores esperan que los diseños ópticos puedan ahora ser capaces de copiar el diseño para crear placas de ondas con un funcionamiento mucho mejor que el de las actuales.

Fuente: Europa Press

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada