domingo, 27 de septiembre de 2009

BRUSELAS VE BIEN QUE GOOGLE DIGITALICE LIBROS SIN PERMISO

Reding concluyó las reuniones con representantes de las partes interesadas para analizar el "desafío" que supone la digitalización de obras en Europa, así como el acuerdo alcanzado por Google en Estados Unidos, aún pendiente de aprobación por parte de un tribunal de ese país.

Tras ser demandado en 2005 por escanear libros sin permiso, Google negoció el pasado octubre pagar 125 millones de dólares a los propietarios de los derechos de autor como compensación por los daños causados, y retribuirles el 63 por ciento de los beneficios que generen sus obras en internet.

Para la comisaria, ese modelo es un "interesante acuerdo práctico para acelerar la digitalización de obras agotadas o huérfanas" –sujetas a derechos de autor, pero cuyos autores son difíciles de identificar–, que en total representan el 90 por ciento de las obras literarias europeas.

Reding señaló en un comunicado que, durante las audiencias informativas mantenidas ayer y hoy, la Comisión ha asegurado que los autores europeos recibirán el "mismo tratamiento y la misma remuneración bajo ese acuerdo que los autores estadounidenses". Además, garantizó que los libros sujetos a derechos de autor que sigan a la venta en librerías europeas "no pueden ser digitalizados sin el permiso del autor".

El director técnico de Google Books, Daniel Clancy, ya confirmó ayer que el buscador dará esas garantías a los editores de la UE y, además, aseguró que se incluirá a dos europeos en la gestión del registro de libros, ante las críticas de países como Alemania, que teme que ese sistema vulnere los derechos de sus autores.

Tras encontrarse hoy con Reding, Clancy sostuvo que Google y la Comisión tienen el "objetivo común de devolver a la vida millones de libros descatalogados".

Reding agregó que, mientras todos los detalles del acuerdo de Google satisfagan finalmente los intereses de todas las partes, "corresponde ahora a los tribunales y a las autoridades de la competencia de Estados Unidos decidir sobre el asunto". Asimismo destacó que, desde su punto de vista, los asuntos que contempla el acuerdo de Google están "mejor tratados en la legislación europea, que puede dar cuenta mejor de los intereses públicos en juego". "Tengo la intención de trabajar en propuestas para esa legislación en los próximos meses", apuntó.

En opinión de la comisaria, la respuesta de Europa al acuerdo de Google Books no debería ser una "guerra cultural contra el progreso tecnológico", sino que la UE debería "entender esos avances" como una oportunidad para acelerar el paso a un "sistema de derechos de autor moderno y cómodo para los consumidores".

La comisaria ha cerrado este segundo día de audiencias reuniéndose con responsables de Google, la Biblioteca Nacional Francesa, la Asociación Europea de Consumidores (BEUC) y la editora Hachette, así como con las asociaciones europeas de editores de periódicos (ENPA) y de revistas (FAEP).

Fuente: EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada