martes, 2 de diciembre de 2008

CONVIERTE TU NOMBRE EN UNA CARA

No tiene ningún valor científico ni está basado en algoritmo alguno. Tampoco reivindica analogías crípticas ni ambiciona revelar el aspecto alfabético de la fisiognomía.

Se trata de un simple divertimento, del estilo del clásico “con un seis y un cuatro, aquí tienes tu retrato”, que además no se molesta en halagar tu ego: raramente conseguirás una imagen tuya en que salgas tan desfavorecido. Y si eres mujer, peor: este generador de avatares parece desconocer el género femenino.

La imagen que ilustra el post es el resultado que devuelve Turn Your Name Into A Face al proponer el nombre Emili.

Visto en: despuesdegoogle

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada